Prepara una deliciosa tartaleta de frutas

Prepara una deliciosa tartaleta de frutas

Ésta es, sin duda una de las tartaletas favoritas de grandes y chicos, suelen verse en panaderías y reposterías pero, para quienes la cocina es una verdadera pasión al igual que éste postre, pues aquí está la receta. ¡Manos a la obra!

Ingredientes

1 base de masa quebrada (puede utilizarse comprada)

Para la crema pastelera:

125 gr de azúcar
125 ml de nata líquida
375 ml de leche
50 gr de almidón de maíz (maicena)
4 yemas de huevo
Piel de limón (opcional)

Para la cobertura:

Frutas frescas o en almíbar
1 hoja de gelatina sin sabor
Medio vaso de agua

Preparación

Para la base, estiramos la masa (suele traer papel de hornear, no se lo quitamos) sobre el molde que vayamos a utilizar.

La pinchamos varias veces con un tenedor, y le ponemos otro papel de hornear encima.

Sobre este papel, ponemos algo que pese y que no permita que la masa suba y se formen burbujas en la base, para que luego quede mucho más bonita.

Hay unas bolitas de cerámica especiales para esto, pero puede utilizarse cualquier instrumento.

La introducimos en el horno precalentado a 180º unos 15 minutos, tras los cuales la sacaremos del horno y con mucho el papel de hornear de la parte de arriba.

Volvemos a llevarla al horno. Normalmente con otros 15 minutos es suficiente.

La sacamos y la ponemos a enfriar sobre una rejilla.
Para hacer la crema, empezaremos por calentar en un cazo u olla la leche, la nata, y la mitad del azúcar.

Si queremos podemos aromatizarlo con una rama de vainilla, canela, o la piel de algún cítrico, sólo la parte amarilla. Colamos.

En otro cazo mezclamos la maicena con la otra mitad del azúcar y las yemas. Las llevamos a punto de ebullición, removiendo siempre constante pero suavemente.

Añadimos la mezcla de leche, nata y azúcar (la más líquida) a la segunda (la crema de yemas). Lo haremos muy poco a poco y sin parar de remover, este puede ser el punto más delicado.

Volvemos a ponerlo todo al fuego, removiendo constantemente para evitar que se pegue.Cuando esté lista, la retiramos del fuego (al enfriar se queda aún más espesa) y podemos enfriarla sobre un mármol o directamente dejar que enfríe en el mismo cazo.

Pondremos un papel film sobre la crema (tocándola), evitando que queden burbujas de aire, ya que si no se formará una pequeña costra.

Lo llevamos a la nevera, al menos 2 horas para que tome "cuerpo" (mejor si son más).

Una vez pasado este tiempo, la repartimos sobre la base de masa quebrada, procurando que quede lo más lisa posible.

Para la decoración con fruta, empezaremos por poner la hoja de gelatina sin sabor en un recipiente con agua fría para que se hidrate.

Picamos las frutas en trozos más grandes o más pequeños (a gusto del consumidor).

Podemos ponerle la que más nos guste, admite casi cualquier fruta.

El melocotón, la piña en almíbar y el kiwi también le quedan muy bien, y la hacen muy vistosa por el contraste con la fresa.

Es solo cuestión de decorar y ¡listo!

Fuente: Cocina y vino

YR

Categoria: