Súper delicioso: Bizcochuelo blanco sin yemas

Esta receta es muy fácil y rápida, no hay que ensuciar demasiado y lo mejor de todo, es deliciosa, ideal para la merienda del enano o para el desayuno, aunque si la rellenamos y decoramos un poquito puede transformarse en un postre o incluso en una torta de cumpleaños. Todo depende de los gustos o necesidades del momento.

Torta arena blanca
Ingredientes:
1 taza de azúcar
1 y 1/3 taza de harina
1 cucharada de polvo de hornear
1/2 cucharadita de sal
2/3 taza de leche caliente
2 claras batidas a nieve

Preparación:

Precalienta el horno a temperatura media, engrasa con mantequilla y enharina un molde de chimenea.
En un recipiente amplio coloca todos los ingredientes secos y agrega la leche caliente, mezcla bien.

Agrega las claras batidas, debes hacerlo en dos veces y con movimientos envolventes.

Coloca la preparación en el molde previamente preparado y hornea hasta que comience a dorarse y al pinchar con un palito de borchet salga limpio.

Retira del horno, deja se se enfríe un poco y desmolda.

Esta torta es una especie de híbrido entre torta y bizcochuelo, tiene ese lado esponjoso que le dan las claras a nieve y la parte de miga húmeda que aporta la leche. Y lo mejor de todo es que no lleva yemas, así que es ideal para aquellas personas que no pueden consumirlas por motivos de salud.

Espero que la preparen y disfruten en familia o con amigos, sola o acompañada con lo que más les guste.

No te pierdas la sección especial de Recetario Informe21

Fuente: el gran chef

AJV

Categoria: