¡Un manjar de los Dioses! Pastel de ciruelas amarillas

¡Un manjar de los Dioses! Pastel de ciruelas amarillas

Si eres amante de las frutas y de los postres, nada te gustara más que este delicioso pastel de ciruelas amarillas. Una opción apetecible en cualquier momento para disfrutar como nunca de un postre delicioso y saludable.

Seguro te encantará la receta de este postre veraniego porque la masa de base es muy sencilla y poco azucarada, y además el color amarillo de estas ciruelas resulta muy apetecible para un pastel fresco. Lo mejor es prepararlo con antelación suficiente para que pueda reposar en la nevera y disfrutarlo frío con todo su sabor.

Ingredientes

(Para 10 personas)

• 75 gr de Mantequilla sin sal fría
• 200 gr de Harina de repostería
• 15 gr de Azúcar
• 2 gr de Sal
• 100 ml de Agua fría
• 2 Cdas de almendra molida
• 650 gr Ciruelas amarillas
• 40 gr de Azúcar
• 200 ml de Leche
• 2 ml de Esencia de vainilla
• 1 Huevo
• 1 Cda de maizena
• Azúcar extra para espolvorear

Preparación:

1.- Mezclar en un cuenco la harina de repostería con la sal y el azúcar. Añadir la mantequilla cortada en cubos pequeños y empezar a estrujar con las manos, hasta tener una textura semejante al queso rallado fino o a la almendra molida. Agregar el agua fría y trabajar hasta tener una masa homogénea, pero sin amasar. Formar una bola, envolver en plástico film y dejar reposar en la nevera como mínimo 30 minutos.

2.- Engrasar ligeramente un molde redondo rizado de tarta. Sacar la masa y estirar sobre una superficie ligeramente enharinada con un rodillo, hasta dejar un grosor de unos 5-3 mm. Colocar sobre el molde y apretar bien con los dedos, dejándola más o menos regular. No pasa nada si queda algo rústica. Pinchar un poco con un tenedor.

3.- Precalentar el horno a 190ºC. Cortar las ciruelas por la mitad, laminando las más gruesas en tres partes y retirando el hueso. Repartir la almendra molida sobre la tarta y luego colocar las ciruelas en círculos. Espolvorear el azúcar. Batir aparte con unas varillas la leche con la vainilla, el huevo, la maizena y el azúcar extra. Verter sobre la fruta con suavidad e introducir en el horno. Hornear durante unos 40 minutos, hasta que al pinchar un palillo salga limpio.

Es preferible esperar a que el pastel de ciruelas amarillas se enfríe fuera del horno antes de dejarlo en la nevera durante, como mínimo, una hora. Está mucho más rico servido frío y tras reposar un poco. Podemos decorarlo con azúcar glasé, sobre todo si las ciruelas son algo ácidas, o servirlo con una bola de helado o algo de nata.

Fuente: Directo al Paladar

RA

Categoria: