Un maracucho anda por el mundo hablando de quesos

Un maracucho anda por el mundo hablando de quesos

Dietrich Truchsess, mejor conocido como “Doctor quesero” dará en septiembre una clase magistral sobre quesos. Será en Madrid y se podrá seguir por internet. Además, se prepara para dos concursos.

Dietrich Truchsess emigró a Nueva Zelanda pensando hacer dinero como ingeniero civil. Pero el margen de ganancia era muy bajo, se reinventó y se convirtió en “Doctor quesero”. En su página web Truchsess se describe como “un apasionado por el queso, empresario, escritor y excelente profesor con una licenciatura en ingeniería civil, aspirante a pianista de ritmo latino.”

Su experiencia en la fabricación de quesos se limitaba a los encuentros de amigos. La distancia y la necesidad de buscar nuevos horizontes lo llevaron a tomar en serio lo que en Maracaibo era una afición.

En septiembre de 2015 esos conocimientos quedaron reflejados en un libro: “Quesos Venezolanos y Colombianos, hechos en casa” premiado en los Gourmand World Cookbook Awards 2017. Asegura Truchsess que su libro “se sigue vendiendo muy bien. He enviado ejemplares a todas partes del planeta. Desde Orlando hasta Arabia Saudita. Los compradores del libro tienen asesoría gratis”.

La promesa básica es: “Si después de comprar mi libro no aprendes a hacer queso, te regreso tu dinero y además te lo dejo como obsequio!”

Con perseverancia Truchsess fue dando a conocer sus quesos hasta obtener el reconocimiento de la asociación de queseros de Nueva Zelanda (NZ Specialiity Cheesemaking Asociation), a la que sólo se entra por invitación. En ese momento tenía mucha confianza en que sería invitado y que además, ganaría uno de los premios que otorga esa asociación “pues lo que me propongo, lo consigo”.


¡Y lo consiguió!

Ganó medalla de plata en el New Zeland Cahmpion Cheese Award 2018, para premiar la excelencia técnica en la fabricación de quesos con el objetivo de sensibilizar e impulsar el consumo de este producto en ese país, uno de los mayores productores de leche en el mundo donde la industria quesera experimenta un franco desarrollo y reconocimiento a nivel mundial.

Los primeros intentos para entrar en la Specialiity Cheesemaking Asociation fueron fallidos, pero no se dio por vencido.
–Hice un diplomado para graduarme de cheesmaking y descubrí que el director de la escuela era integrante de la asociación, obtuve el certificado y bastó que dijera el nombre de quien había sido mi profesor para que se abrieran las puertas.


Ahora a otro concurso

Con experiencia acumulada, Truchsess se prepara para el concurso Mundial de Quesos que se celebrará en octubre en Italia. “Pienso concursar con mantequilla y nata. También estoy pensando en crear un queso, ya le tengo nombre, pero no lo quiero decir aún. Será una sorpresa. Será un queso que tendrá nuestras raíces criollas y nuestras raíces españolas. Es un queso que quiero desarrollar. Lo comenzaré a comercializar aquí en Nueva Zelanda y concursaré con ese queso, el próximo año y si gano lo anunciaré con su nombre.”


Doctor quesero, marca internacional

Hace un año Truchsess tenía como objetivo convertir Doctor quesero en marca internacional. Hoy eso es realidad: “Doctor Quesero está como marca en el Registro de Patentes. En Nueva Zelanda continúo trabajando como ingeniero porque es algo que disfruto. De manera que tengo doble trabajo. Con mi empresa en la que farico queso para la venta y como ingeniero civil en construcción.”

Otro proyecto es la venta de queso en containers: “Estoy buscando recursos para hacer el prototipo. Para quienes quieran montar su negocio de venta de quesos tengo todo el plan de seguridad alimentaria y les doy asesoría. Aquí no es como en Venezuela que alguien hace queso y de inmediato comienza a vender. En países del primer mundo, como Nueva Zelanda, el proceso es más complicado. Yo tardé un año en obtener el permiso porque verifican y hacen pruebas de laboratorio. Eso es una garantía para quienes quieran incursionar seriamente en el negocio del queso.”


A tomar en cuenta

Aunque Truchsess considera que Nueva Zelanda se parece bastante a Maracaibo, afirma que “no es un destino fácil porque debes tener respaldo económico, tu profesión debe estar entre las áreas prioritarias, buscan personas calificadas con un alto perfil. A Dios gracias, muchos venezolanos caemos en ese saco. Si algún venezolano está pensando migrar a Nueva Zelanda, debe manejar bien el inglés, quitarse el prejuicio de si no soy jefe no voy. Yo hablo bien inglés y me tocó lavar platos, servir hamburguesas, limpiar carros y cuando obtuve mi residencia me cambió la vida. Ahora estoy enfocado en desarrollar mi marca. Trabajo como empleado para pagar mis cuentas. Sé a dónde voy. A los 65 años me pienso retirar, tengo 57”.

La conversación terminó con un mensaje de este ingeniero civil, reinventado en quesero, para los venezolanos.
–Las barreras se las pone uno. Venezuela vive uno de los momentos más difíciles… tengo familia allá y sé que la están pasando bastante mal… no es justo que eso pase en el país con las reservas de petróleo más grandes del planeta… pero llegará el momento en que volveremos a Venezuela y comenzaremos a reconstruir el país… espero estar vivo para ese momento y si no, mis descendientes que completen la labor que estoy haciendo aquí en Nueva Zelanda.

Enrique Rondón Nieto

Categoria: