El extraño caso de la pintora Georgiana Houghton, que se dejó poseer por fantasmas para inspirarse