Cartel con la Virgen y San José en la cama desata la polémica en Nueva Zelanda