USB rechaza la asignación de cupos anunciada por el gobierno

Este atropello a la Autonomía Universitaria consagrada en el artículo 109 de la Constitución Bolivariana de Venezuela, y en el artículo 9 de la Ley de Universidades vigente, que ratifica la autonomía de las casas de estudio para definir los procesos de admisión estudiantil, representa un ataque más en contra de la calidad de la educación universitaria, de la cual nuestra institución siempre ha sido representante y garante, no sin gran dificultad últimamente.

Amparados en una presunta masificación de la educación universitaria, el gobierno crea expectativas que solamente generarán frustración en esos estudiantes, quienes no son los responsables de las erróneas políticas que se han venido aplicando al sector universitario. Se les engaña con la posibilidad de acceder a la USB en forma directa, a sabiendas que desde el 8 de mayo de 2008, y en respuesta al Ministerio de Educación Superior, la USB acordó ceder cada año el 30% de los cupos a designaciones directas de la OPSU, por lo cual, el anuncio hecho recientemente de imponer el 100% de los cupos, es ilegal. Pero además de lo anterior, el artículo 26 de la Ley de Universidades le atribuye a los Consejos Universitarios la potestad de fijar el número de alumnos para el primer año de carrera y determinar los procedimientos de selección, y ya este proceso se cumplió este año por parte de la propia universidad.

Es falso el argumento de la exclusión para ingresar a nuestra universidad. La Prueba de Admisión de la USB se ofrece a cualquier estudiante que quiera acceder a ella, sin importar su procedencia, y reconoce el esfuerzo, pues aquellos que tienen un mejor desempeño, ingresan a la universidad. En la USB se valora la búsqueda de la excelencia y el espíritu de superación, y eso comienza desde el propio examen de admisión. Por otra parte, en ese mismo espíritu de apertura a todos, la USB creó en el año 2000 el Programa de Igualdad de Oportunidades PIO, a través del cual se acompaña a los estudiantes cursantes del último año de la Educación Media General y/o Diversificada del sector público, que tengan dentro de sus aspiraciones vocacionales estudiar en nuestra universidad, en un proceso de nivelación en las asignaturas clave para su ingreso a la educación superior.

La Universidad Simón Bolívar es autónoma por decreto presidencial desde el 19 de julio de 1995, pero más allá de ese hecho, sus Principios Rectores resaltan el mérito como la base que define cada uno de sus espacios de funcionamiento y organización, siendo el examen de admisión el primero de ellos. Acatar esta imposición de la OPSU atentaría contra este eje conductor de la USB, y marcaría un retroceso importante en uno de los pocos espacios de la sociedad que aún mantienen el mérito, la calidad y el logro como parte de sus pilares fundamentales. Un país solamente puede desarrollarse y progresar, sobre la base del conocimiento, la excelencia y el reconocimiento al esfuerzo como mecanismo para superarse, por ello es imprescindible defender estos valores en nuestra universidad, y nosotros, sus egresados, embajadores de la USB en donde quiera que estemos, no podemos quedarnos callados ante ello.

Por todo lo anterior los egresados de la Universidad Simón Bolívar, manifestamos nuestro apoyo a la institución en la cual nos formamos, y respaldamos las acciones que en defensa de su Autonomía, Principios Rectores y Valores, se desarrollen. En ese sentido, nos mantendremos atentos a lo que se discuta respecto a esta situación en el resto de los gremios que hacen vida en la comunidad uesebista, e informaremos al resto de nuestros compañeros egresados.

Nota de prensa

ARB

Categoria: