Gobierno cubano autoriza traslado de presos políticos y atención a enfermos

Acosta llamó a Ortega "para decirle que a partir del lunes comenzarían a ser trasladados hacia sus provincias los presos políticos que estuvieran fuera de ellas, para acercarlos a sus familias; y que los que estén enfermos van a ser ingresados", dijo Fariñas por teléfono desde el hospital de la central ciudad de Santa Clara, donde sigue su ayuno.

"Esto es lo que la Iglesia le llama pasos previos en las peticiones que ha hecho. Aquí la situación es esperar a ver si se dan", afirmó Fariñas, sicólogo y periodista de 48 años, quien inició el 24 de febrero su huelga de hambre para exigir la liberación de 26 presos políticos enfermos.

Esta sería el primer resultado de la reunión que sostuvo el jueves el gobernante Raúl Castro con Ortega y el líder de la Conferencia Episcopal, Dionisio García, la primera desde que relevó en el poder a su hermano Fidel hace cuatro años.

Según Fariñas, el enviado del cardenal le informó también que es posible que "proximamente", quizás a fines de la próxima semana, habría "otro encuentro para hablar de posibles liberaciones".

Monseñor Hernández viajó a Santa Clara (280 km al oeste de La Habana), luego de que Ortega se reuniera este sábado con representantes de las Damas de Blanco, esposas de los presos políticos, para hablarles del encuentro con Raúl Castro y de los avances de la mediación de la Iglesia.

Berta Soler, una de las seis mujeres que se reunió con el cardenal, dijo a la AFP que Ortega no les informó si ya fueron autorizados el traslado de los presos y la atención a los enfermos, pero se declaró esperanzada.

"El cardenal nos dijo que todo eso se lo planteó a Raúl, y que él escuchó. Tenemos mucha esperanza. Vemos posibilidades de liberación. Hay que esperar que vuelvan a hablar", expresó.

Más temprano, Fariñas, quien dijo confiar en la gestión de la Iglesia, dijo a la AFP estar dispuesto a dejar su ayuno si el gobierno libera al menos 10 presos y define con la Iglesia un calendario para otras excarcelaciones.

"Cuando lleguen a 10 los liberados y la Iglesia me diga que hay un calendario para las otras liberaciones, yo perfectamente dejaré la huelga", aseguró.

El régimen cubano califica a los opositores de "mercenarios" de Washington y niega que existan presos políticos, unos 200 según la disidencia. Raúl Castro advirtió hace mes y medio que no "cederá al chantaje".AFP

EA

Categoria: