El 'plástico burbuja' cumple 50 años desesperando a los adictos a su 'pop'