Clinton exige a China una investigación "meticulosa" del "ciberataque" a Google

Clinton invitó a las empresas a rechazar la censura en Internet: "La censura no debe ser aceptada de ninguna manera por ninguna compañía de ningún lugar" del mundo, insistió.

Por ello, y con el fin de apoyar al sector privado, la secretaria de Estado anunció una reunión de alto nivel en febrero con empresas que prestan servicios en la red y para la red, para conversar sobre la libertad en Internet.

El pasado día 12, el buscador de Internet amenazó con cerrar sus operaciones en China después de sufrir un "ciberataque" proveniente del país asiático dirigido a cuentas de correo electrónico.

Google decidió replantearse su estrategia en China, donde está presente desde hace cuatro años, al entender que no se están cumpliendo los objetivos con los que se implantó en el país y que le llevaron a transigir con la censura gubernamental.

Después aclaró que va a hablar con las autoridades chinas sobre la posibilidad de operar un servicio de búsqueda sin censura dentro de China y si eso fuera imposible, entonces cerraría Google.cn.

El "ciberataque" ha causado tensiones diplomáticas entre EE.UU. y China, dado que Washington salió en defensa de Google y de la libertad de Internet, se reunió con funcionarios de la embajada de ese país para pedir explicaciones sobre el asunto y tenía previsto interponer esta semana una queja formal ante el Gobierno de Pekín por la intrusión cibernética.

En su discurso, Clinton afirmó que Internet ha sido una fuente de "tremendo progreso" en China, algo que calificó de "fabuloso".

No obstante, al mismo tiempo lanzó una advertencia a Pekín, al afirmar que "países que restringen el libre acceso a la información o violan los derechos básicos de los usuarios de Internet, corren el riesgo de aislarse del progreso del próximo siglo".

Clinton reconoció que EE.UU. y China tienen "diferentes visiones" sobre este tema, pese a lo cual el Gobierno del presidente Barack Obama pretende abordar estas diferencias "con franqueza" y de manera "continua" con Pekín. EFE