Fariñas cumple 100 días de huelga de hambre escéptico sobre la liberación de presos

En ese contexto, el psicólogo y periodista de 48 años se ha mostrado dispuesto a abandonar su huelga si se produce la excarcelación de los presos más enfermos, unos 10 ó 12, y si el Gobierno se compromete con la Iglesia a organizar "un calendario" para liberar al resto de ese grupo.

El primer fruto del diálogo abierto entre la Iglesia y el Gobierno ha sido el traslado esta semana de seis presos políticos a centros penitenciarios de sus provincias de residencia, pero en opinión de Fariñas se trata de una "situación de manipulación de los presos".

"El Gobierno cubano está usando los presos como piezas de ajedrez. Hay que ver finalmente qué hace", resaltó.

A mediados de marzo pasado Fariñas ingresó en la sala de cuidados intensivos del hospital "Arnaldo Milián Castro" de la ciudad central de Santa Clara, donde reside, después de sufrir dos colapsos en su casa que lo dejaron en estado inconsciente.

Actualmente su estado es de "grave estable", aunque ha padecido de varias infecciones, algunas de ellas producidas por el propio catéter por el que recibe la alimentación parenteral.

"Estamos en este día 100 con mucho dolor de cabeza y articulatorio en el cuerpo, pero continuaremos y trataremos de llegar al 200 si Dios quiere", dijo Fariñas, quien empezó la huelga después de la muerte del opositor preso Orlando Zapata Tamayo en La Habana tras un ayuno de 85 días.

"Creo que fue una decisión correcta, bajo ningún concepto me arrepiento de ella. Creo que debía haberla empezado cuando Zapata estaba vivo, es la única crítica que me pudo hacer al respecto", añadió. EFE

Categoria: