Indignados neoyorquinos piden al alcalde refugio para sobrevivir al invierno