Así terminó el joven que protagonizó la imagen ícono de los recientes disturbios en Roma