Para formar parte de la información

Informe21

Tercera edad reivindicada

Aquilino José Mata's picture

La televisión global de este siglo XXI, tan nutrida de posibilidades creativas, le ha proporcionado un significativo filón de audiencia a las historias relacionadas con la tercera edad, hasta hace muy poco relegada a pintorescos roles secundarios. Dos de los mejores ejemplos los tenemos en “Grace and Frankie” y “El método Kominski”, dos series de Netflix, la plataforma de descargas de programas y películas por suscripción.

Caminando en 360º... Es Historia: Río Guaire

Sofía Torres's picture

Caracas sin el Guaire no sería Caracas, así como Menfis y Tabes sin el Nilo. Sin embargo, contaminado, lleno de basura y desechos tóxicos e industriales, muy pocos voltean a mirarlo. El río Guaire se convirtió en la columna de Caracas, con 72 Km hace un recorrido por toda nuestra ciudad haciéndose presente en la rutina del caraqueño.

Fortaleza

Eduardo Fernández's picture

En medio de la terrible tragedia que estamos sufriendo resulta reconfortante robustecer la confianza en los valores fundamentales.
El primero de esos valores es la confianza en la existencia de Dios. Saber que Dios existe y que es infinitamente misericordioso e infinitamente justo.
Saber que Dios es amor y que, finalmente, el amor prevalecerá por encima del odio y por encima del sufrimiento.

Conquista del Espacio

Carlos Blanco's picture

No es la Misión de la NASA sino una manoseada tesis que suelen usar algunos dirigentes, la de “agarrar aunque sea fallo”. Ocupar los espacios, si hay más de uno. Meter el pie para que no cierren la puerta. En fin de cuentas, “del lobo, un pelo”. Esta versión desmejorada de la ambición política es moneda falsa, de circulación corriente en laesfera de las migajas, tan carente de ideas como ahíta de oportunismo.

Es el hambre, estúpidos, es el hambre

Manuel Malaver's picture

En las últimas dos semanas el mundo contempló asombrado cómo la apertura intempestiva del cierre fronterizo San Cristóbal-Cúcuta generó una avalancha de casi 100 mil venezolanos que, se lanzaron hacia pueblos y ciudades colombianas a comprar, desesperados, dos productos que hace tiempo desaparecieron en Venezuela: alimentos y medicinas.

El desgaste de la Fanb

José Guerra's picture

La temperatura en la calle sube cada día debido a la intensificación de las protestas motivadas tanto en la falta de alimentos como en el colapso de los servicios públicos, especialmente en lo relativo al agua, la electricidad y la salud. Al incrementarse las protestas y el tono desesperado de las mismas, el gobierno le exige a los cuerpos policiales que acentúen la represión.

Oliver Sánchez y el colapso del sistema de salud

María Auxiliadora Dubuc's picture
Tags: 

Esta semana nos conmueve una historia, su protagonista: un niño de 8 años de edad. Oliver Sánchez, quien participó en una protesta el 26 febrero de este año en Caracas, Venezuela, pidiendo ayuda para conseguir los medicamentos para su quimioterapia, indispensable para el tratamiento de su enfermedad: Linfoma de No- Hodgkin.

¿Hasta cuándo, Maduro?

Manuel Malaver's picture

Los 7.707.424 electores que votamos, abrumadoramente, el 6D para darle mayoría absoluta a la oposición democrática en la Asamblea Nacional, lo hicimos porque estábamos hartos del modelo “socialista” que solo ha traído ruina, miseria, hambre, corrupción y la peor crisis política, económica y social que ha conocido el país.

Votamos, igualmente, para obligar a Maduro a reconocer y respetar la independencia de la los poderes, dejara de comportarse como un déspota, y convocara un diálogo que diera inicio a una reconciliación nacional.

La “emergencia” del chavismo

José Antonio Puglisi's picture

El chavismo convulsiona. Las políticas erradas de 17 años consecutivos ahora tambalean, como la espada de Damocles, encima de la cabeza de un régimen que sólo se ha preocupado por aferrarse al poder. El fracaso acumulado ha generado en una anarquía que se vive en las calles con el rostro de la delincuencia y la escasez, haciendo imprescindible la necesidad de un cambio que solo puede alcanzarse por medio de una oposición que, lejos de anhelar poder, sueña con la oportunidad de reconstruir un país.

Más allá de la efervescencia

José Antonio Puglisi's picture

La toma de posesión en la Asamblea Nacional ha sido un acto muy mediático. Las dos grandes fuerzas políticas del país han aprovechado la oportunidad para, por primera vez tras las elecciones, mostrar músculo de cara a lo que será el futuro del 2016. No es para menos, se trata de un hito histórico para los venezolanos, quienes analizarán como serán las sesiones parlamentarias ahora que la oposición cuenta con una mayoría muy amplia sobre el oficialismo.

Economía, el gran reto de 2016

José Antonio Puglisi's picture

La llegada de Año Nuevo es una oportunidad para hacer balances y nuevos planes. En el caso de Venezuela, el 2015 ha dejado poco méritos económicos que recordar, pero sí un largo listado de tareas por afrontar durante los próximo 12 meses. La resolución de los problemas no será fácil, ya que provienen de 17 años de pésimas políticas económicas y de un Gobierno enfocado en convertir el modelo productivo en una maquinaria de votos que se ha quedado seca ante la caída del precio del petróleo y la descomposición del sector privado.

Agridulces navidades

José Antonio Puglisi's picture

Las navidades venezolanas tienen un sabor agridulce. A pesar de que los resultados de las elecciones daban la esperanza de comenzar el 2016 con una nueva fórmula nacional, la apuesta firme del oficialismo de consolidarse a cualquier precio en el poder hace que las perspectivas sean, de nuevo, poco alentadoras. La Navidad, por lo tanto, es un breve tregua antes de que, aprovechando los últimos días en control de la Asamblea Nacional, el Gobierno movilice su maquinaria que permita la ingobernabilidad por parte de los nuevos diputados electos.

Una oportunidad para Venezuela

José Antonio Puglisi's picture

Venezuela ha recibido una bocanada de oxígeno. Los resultados electorales ofrecen una buena noticia para una población que, durante 17 años, fue testigo de una Asamblea Nacional que solo era utilizada con la finalidad de mantener un modelo político en el poder, así como construyendo un muro legal que les permitiera el control total sobre los ciudadanos, medios de comunicación y controles internacionales. Ahora, una grieta en una de las instituciones más sólidas de la “revolución” abre la oportunidad para iniciar un cambio.

Cuando nos olvidamos de quienes somos

José Antonio Puglisi's picture

Los venezolanos se han olvidado de su identidad. Cada día, la imagen ciudadana queda un poco más distorsionada, más distante de su realidad. La división política sembrada por más de 15 años ha ido calando en las costuras de un país, removiendo sus bases y erosionando su superficie, hasta lograr crear una caricatura de sí misma que es incapaz de reconocerse ante el espejo.

La política del miedo

José Antonio Puglisi's picture

Cuando los razonamientos se acaban, se enciende la mecha del terror. Los últimos hechos ocurridos en París son una demostración del uso intencionado del miedo para alcanzar un fin que, por otros canales, resultaría imposible. Sin embargo, pensar que las organizaciones terroristas son las únicas que emplean este método, sería ingenuo. En una menor medida, la intimidación también ha estado presente en las últimas campañas oficialistas del Gobierno de Venezuela. Una técnica que, de cara a las elecciones del 6 de diciembre, están siendo desempolvadas.

La miopía de los observadores internacionales

José Antonio Puglisi's picture

Las elecciones son uno de los aspectos que más condicionan el destino del país. Venezuela afrontará, en diciembre de 2015, unos comicios electorales que definirán cuál será la nueva estructura de la Asamblea Nacional. Un cambio que determinará el panorama político del país y que representa una prioridad para los representantes del gobierno (quienes buscarán mantener la mayoría de los diputados) y de la oposición (quienes intentarán convertir todo el descontento nacional en una fuerza electoral que les permita dominar, por primera vez, la Asamblea Nacional).

Nostalgia tricolor

José Antonio Puglisi's picture

Nací en una generación que soñaba con un futuro en Venezuela. Una que creció con la idea de que sus amigos les acompañarían a lo largo de los años y, cuando fuera el momento, sus hijos compartirían las navidades e, incluso, las aulas de clases. Creíamos ser la punta de la lanza que traería un cambio y que seríamos recordados por comenzar una recuperación que nos podrían a la cima de Latinoamérica y del mundo.

Latinoamérica despierta tarde y sin fuerza

José Antonio Puglisi's picture

Tarde. Así ha sido la reacción de los países latinoamericanos ante la condena de Leopoldo López. A pesar de que durante más de un año se conoció que se trataba de un juicio carente de todas las garantías jurídicas y sometido meramente a intereses políticos, los miembros de la región no han sabido tener márgenes de movilidad para denunciar de forma contundente una violación a los Derechos Humanos y un atentado contra las garantías democráticas de todo ciudadano.

El delito de informar

José Antonio Puglisi's picture

La información es poder. El gobierno de Venezuela lo sabe y, por eso, ha destinado grandes esfuerzos en el control absoluto de todos los medios de comunicación (indiferentemente de su formato). El silencio es el mejor aliado para un régimen que necesita moldear la realidad a la figura de sus intereses políticos, disfrazando los acontecimientos cotidianos y sacando la mayor rentabilidad políticas a sus mentiras. En pocas palabras, adoptando lo que decía el autor George Orwell: “Si los hechos demuestran otra cosa, habrá que cambiar los hechos”.

Un mosquito, dos realidades

José Antonio Puglisi's picture

El conocido Efecto Mariposa asegura que “el batir de las alas de una mariposa puede provocar un huracán en otra parte del mundo”. Sin embargo, han sido las alas de un mosquito en Europa las que han puesto, una vez más, en evidencia la incapacidad gubernamental del régimen venezolano. Específicamente, se trata del primer caso de chikunguya en España y en la evidente capacidad de respuesta entre dos países ante una misma problemática.

Pages