El parlamento nicaragüense autoriza el ingreso a tropas de Bolivia, Ecuador y EE.UU.