Sólo siete minutos de ejercicio por semana para estar bien

Los resultados del estudio, publicados en la revista BioMed Central Endocrine Disorders, sugieren que las personas incapaces de cumplir con las guías oficiales de actividad moderada a vigorosa varias horas por semana aún pueden beneficiarse con el ejercicio físico.

"Esta es una cantidad pequeña de ejercicio que se puede hacer sin transpirar", dijo James Timmons, experto de la Heriot-Watt University en Edimburgo, quien dirigió la investigación.

"Esto puede tener un efecto tan grande como cumplir con horas y horas de entrenamiento de resistencia cada semana", añadió Timmons. La diabetes tipo 2, que afecta a alrededor de 246 millones de adultos en todo el mundo y representa el 6 por ciento de las muertes globales, es una condición en la cual el cuerpo pierde gradualmente la capacidad de utilizar correctamente la insulina para convertir los alimentos en energía.

Una dieta muy estricta y la realización de actividad física regular, vigorosa y sostenida pueden revertir la diabetes tipo 2, pero esto suele ser complicado para muchas personas.

La condición está íntimamente relacionada con la inactividad. Timmons y su equipo demostraron que sólo siete minutos de ejercicio por semana ayudaron a un grupo de 16 hombres de 20 a 30 años a controlar su insulina.

Los voluntarios, que no estaban muy en forma pero por lo demás eran saludables, usaron una bicicleta fija cuatro veces por día en etapas de 30 segundos, dos días a la semana.

Después de dos semanas, los jóvenes tenían una mejora del 23 por ciento en la eficacia del cuerpo para emplear la insulina y eliminar la glucosa, o azúcar en sangre, del torrente sanguíneo, indicó Timmons.

El efecto parece durar hasta 10 días después de la última rueda de ejercicio, añadió el autor en una entrevista telefónica. "La sencilla idea es que si se realizan contracciones musculares durante carreras cortas o ejercicios en una bicicleta realmente se mejora la capacidad de la insulina de eliminar la glucosa del torrente sanguíneo", explicó Timmons.

Los resultados del estudio muestran una alternativa a las personas que no pueden hacer gimnasia algunas horas por semana, como recomiendan los expertos para mejorar la salud, agregó.

El equipo no buscó averiguar sobre otras ventajas importantes para la salud provenientes de la actividad física, como la disminución de la presión o el control del peso, pero manifestó que otra investigación había demostrado beneficios similares en la función cardíaca.

No obstante, Timmons señaló que hacer que las personas ejerciten aunque sea un poco podría traducirse en grandes ahorros para los sistemas de salud, que destinan cientos de millones de dólares al tratamiento de la diabetes.

Categoria: