Astrónomos obtienen la primera evidencia directa de la forma en la que nace una estrella gigante