Las víctimas de la matanza en Noruega pasaron por un calvario antes de ser acribillados