Ley de Procesos Electorales es una “trampa” del oficialismo