Inyección de células madre podría dar esperanzas a pacientes cardíacos