Nueva York verá a un Jesucristo gordo de la mano del pintor Fernando Botero