Conoce cómo las autoridades metían las armas en la cárcel El Rodeo