Los jóvenes mexicanos son el grupo social que más padece por la intolerancia