La Tierra es completamente vulnerable al impacto de un gran meteorito