Un estudio aleman demuestra que el cantar "nutre" el cerebro de los niños