Esto es noticia 20-08-2018

VLADIMIR GESSEN: SEMBRARON ODIO Y FRAGMENTARON LA IDENTIDAD NACIONAL...
"... El venezolano sale a la calle a un ambiente lleno de hostilidad, donde todos están de mal humor porque además de todas las calamidades que sufren como todos, el mensaje de odio está presente y muy claro: ‘Estamos en guerra'. Guerra que nos hacen países supuestos enemigos de Venezuela, pero donde realmente se identifica muy claro siempre a otros venezolanos ‘derechistas’ y ahora ‘terroristas’... Los venezolanos están seriamente afectados en su emocionalidad. Por primera vez, se detecta la tristeza como un sentimiento generalizado en la población. Hombres, mujeres, jóvenes y adultos mayores, se auto perciben afligidos y apesadumbrados. La tristeza y la incertidumbre han cundido en los venezolanos sin importar tampoco su filiación política o su entorno social. Chavistas y no chavistas, experimentan añoranza por tiempos mejores, además de tribulación y desdicha. Esta emoción que sufren los venezolanos no se encuentra aislada, sino que va unida a una profunda rabia, y a frustraciones y decepciones que sobrellevan la mayoría de los ciudadanos. Emociones que definen el estado de luto como cuando se pierde un ser querido. Luto que están sufriendo tanto los venezolanos que se han ido, como los que hasta ahora se han quedado... Ya aparecen cifras que alcanzan más de 4 millones de venezolanos afuera, buscando mejores condiciones de vida... La migración forzosa afecta emocionalmente al emigrante y a los seres queridos que se quedan... Para la mayoría, el país cambió de la esperanza a la desesperanza. La realidad nos muestra un país, donde se han perdido seres queridos, porque prácticamente no existe familia que no tenga uno o varios de sus miembros, y muchos amigos, en el exterior. Más grave aún, como nunca, las familias venezolanas penan una muerte real de algún familiar asesinado por la monumental criminalidad existente, por la represión, por falta de medicinas, o simplemente por desnutrición o hambre... Se han perdido los valores fundamentales de la venezolanidad. No es el estudio, ni el esfuerzo o el trabajo lo que permitiría salir de abajo y progresar, sino se busca sobrevivir o enriquecerse por antivalores como el amiguismo, la militancia partidista, la delincuencia, la corrupción, el narcotráfico, el ‘bachaqueo’ o el ‘rebusque’... Hay pérdidas en la alimentación, la salud, la electricidad, el agua, los servicios públicos, el bienestar, la comodidad, la adquisición de ropa y enseres para el hogar. El venezolano ha perdido su poder adquisitivo y el valor de sus ingresos... Los jóvenes venezolanos perdieron su posibilidad de casarse, a esta altura, no pueden adquirir, ni alquilar, ni construir una vivienda. Ningún trabajo permite subsistir. Hay que rebuscar ingresos adicionales solamente para poder intentar conseguir el costo de algo para comer cada día. Los venezolanos gastan sus salarios en su totalidad en alimentos, sin lograr evitar seguir perdiendo peso. No alcanzará para más. De allí, la rabia que se tiene, la ilimitada frustración que registran las investigaciones, la decepción generalizada, la angustia perenne en las colas, y la tristeza en grado superlativo que aguantan hombres, mujeres y niños, en Venezuela...

El informe completo del psicólogo Vladimir Gessen, aquí

Categoria: