Nicaragua y Costa Rica reciben como victoria la decisión de Corte de La Haya

La Corte "ha dictado una histórica resolución (...), las fronteras no se pueden alterar unilateralmente ni por la fuerza", agregó.

Por su parte el presidente nicaragüense Daniel Ortega se declaró satisfecho con la resolución y dijo que ésta será acatada: "Claro que la acatamos. Las autoridades de Costa Rica hacían mucho alboroto, mucha estridencia; aquí hemos estados tranquilos. No hay actitud en contra de los costarricenses".

También anuncio que invitó a México y a Guatemala para que envíen delegaciones a fin de formular una agenda para un diálogo y que la disputa por el dragado del río San Juan "deje de ser un asunto que provoque tensiones".

En un comunicado conjunto, los gobiernos de México y Guatemala hicieron un llamado a los dos países litigantes "a que, a partir de las medidas dictadas por la Corte, hagan un renovado esfuerzo para llegar a una solución mutuamente satisfactoria a su diferendo mediante el diálogo y la negociación".

México y Guatemala también "refrendan su voluntad de continuar propiciando la distensión y el acercamiento" entre Costa Rica y Nicaragua a través del ejercicio de facilitación, señaló el comunicado.

El tribunal se pronunció sobre las medidas cautelares reclamadas por Costa Rica, que denunció una invasión militar nicaragüense y daño ambiental en una pequeña isla fluvial próxima al Caribe que reclama como suya.

Nicaragua rechaza los cargos y afirma que esa zona le pertenece.

La Corte ordenó a los dos países abstenerse de enviar fuerzas de seguridad a la zona fronteriza en disputa y evitar "toda acción que pueda agravar o extender el diferendo", a la espera del fallo final.

El dictamen es inapelable. La Corte todavía debe pronunciarse sobre el fondo del diferendo, lo que puede demorar varios años.

La decisión no aquietó los ánimos y el ministro de Seguridad de Costa Rica, José María Tijerino, anunció que enviará zapadores a la zona en disputa por temor a que militares nicaragüenses hayan "sembrado minas".

Minutos antes de conocerse el fallo, Tijerino dijo que había ordenado a los policías desplegados en la frontera "estar en alerta, evitar provocaciones y solo en un ataque claramente definido responder con fuego".

La disputa ha deteriorado los vínculos bilaterales y ha provocado expresiones nacionalistas y xenófobas en Costa Rica, donde vive medio millón de nicaragüenses. También ha afectado al proceso de integración centroamericano.

Sin embargo, Chinchilla dijo que está dispuesta a ir "a una nueva mesa de trabajo y a discutir una agenda bilateral una vez que se confirme el pleno acatamiento" de Nicaragua a las resoluciones de la Corte.

El tribunal desestimó las otras demandas de Costa Rica para obligar a Nicaragua a suspender las obras de construcción de un supuesto caño y a parar el dragado del San Juan.

La disputa ha acaparado la agenda diplomática de Costa Rica y Nicaragua, dejando de lado otros problemas que agobian a ambos países, y de paso ha elevado la popularidad de los dos presidentes. AFP

Categoria: