Walesa dice que los americanos quieren mantener a Cuba como un museo del marxismo

Walesa ha mostrado su apoyo a la disidencia cubana y ha subrayado que seguirá respaldándola hasta conseguir que Cuba sea un país libre.

A su juicio, es "increíble" que el régimen de Castro no fuera derrocado cuando se produjo la transición de los países de la antigua Unión Soviética tras la caída del Muro de Berlín.

"Los cubanos exiliados en el exterior no se dieron cuenta de que hubieran debido actuar en aquel momento y no aprovecharon la oportunidad", ha indicado Walesa, quien ha agregado que, por eso, la situación resulta ahora tan difícil.

El que fuera presidente de Polonia entre 1990 y 1995 ha dicho que espera que "los que están listos para luchar por la libertad en Cuba se apoyen en el ejemplo polaco para conseguir el éxito en su caso" y se ha mostrado dispuesto a acudir a la isla en cuanto el país esté "casi libre para evitar el caos".

Al ser preguntado por las razones por las que la comunidad internacional no se ha ocupado de Cuba, Walesa ha manifestado que el mundo es muy egoísta y que la democracia no permite intervenir demasiado en los asuntos de otros países.

Respecto a la posición española, Walesa ha admitido que tanto la oposición como el Gobierno tratan de hacer algo por la isla, aunque, a su juicio, la oposición lo hace de una manera "más clara y más visible", mientras que el Ejecutivo no habla en voz tan alta sobre sus acciones, pero está haciendo algo para apoyar a Cuba.

Ha apuntado que, por ahora, no son muy eficaces por la dificultad de luchar contra el régimen cubano, pero ha considerado que cada vez se hace mejor.

El ex mandatario polaco ha expresado su impresión de que Cuba puede ser libre "en cualquier momento" y ha asegurado que tiene listo su equipaje para poder acudir a la isla caribeña cuando esto ocurra.

Walesa ha hablando con el disidente cubano Guillermo Fariñas para pedirle que abandone la huelga de hambre, que es "una forma de luchar y de ganar", por considerar que "los cubanos han derramado demasiada sangre en su lucha" y que Cuba necesitará después a gente con la experiencia y la fuerza de Fariñas.

No obstante, ha dicho que "cada uno haga lo que quiera" y que, en el caso de Fariñas, ha llegado el momento de la huelga de hambre en que no puede juzgar claramente la situación, sino solamente seguir adelante con su pasión, un sentimiento que conoce porque él mismo hizo huelga de hambre muchas veces. EFE

Categoria: