La violencia en el cine es una catarsis, dice el director británico Michael Winterbottom