América Latina tiene 25 años para aprovechar los cambios demográficos, asegura un experto