Venezuela, el destino para el “turismo de desventura”

La riqueza natural de Venezuela es su mejor oferta turística. Desde la inmensidad de El Salto Ángel hasta las cristalinas playas caribeñas se encuentran escenarios dignos de visitar. Los venezolanos que viven en el exterior lo saben muy bien. Su experiencia les ha servido para comparar, pero también para asegurar que “las bellezas naturales no son suficientes”. Así como lo ha denunciado la Asociación Civil de Venezolanos en Madrid (ACVM) en el comunicado Venezuela: turismo de desventura, entregado al Consulado de Venezuela ayer y donde apunta que “en 2013 apenas 711.000 extranjeros visitaron el país, buena parte de ellos por negocios, no por placer o turismo”.

Image

Para la organización, resulta incoherente que desde el Gobierno se promueva el turismo internacional, cuando no existen las condiciones adecuadas para recibir siquiera a sus propios ciudadanos. “Para que un país pueda recibir ciudadanos de otras tierras, debe primero garantizar las mejores condiciones para quienes lo habitan, puesto que la suerte de sus habitantes será, en mayor o menor medida, la que corran los que lo visiten”, reza el texto, en el que también explica que “en Venezuela no están dadas, por un lado, las condiciones físicas para hacer turismo: la infraestructura de carreteras, autovías, aeropuertos, terminales terrestres y demás, en general, está en pésimo estado y apenas puede brindar el servicio para el que fue construida. Y, por otro lado, ¿qué turistas vendrían si las aerolíneas cumplen su amenaza de abandonar Venezuela? ¿A través de qué medios ingresarían?”.

Estas son una parte de las denuncias que la ACVM y otros ciudadanos han trasladado hasta la propia Feria Internacional de Turismo (FITUR), donde se han manifestado en contra de la propaganda turística realizada a través de Venetur y que ha contado con la colaboración de la viceministra para el Turismo Internacional de Venezuela, Zenndy Berríos, quien ha asegurado que “existe un relanzamiento de nuevas estrategias hacia el mercado receptivo para incrementar las visitas de los extranjeros”.

Una afirmación que ha llevado al presidente de la ACVM, Francisco Santos, a preguntar “¿relanzar estrategias para promocionar el turismo?, ¿cuáles?, ¿cuándo?, y ¿con qué presupuesto? Suena interesante si estas hubieran dado resultados positivos concretos en el pasado, pero no; pues, de lo contrario, no las hubieran paralizado”.

Image

Los miembros de la Asociación consideran que el plan de la Viceministra es inviable dadas las circunstancias nacionales, como la inseguridad y criminalidad. “Venezuela es uno de los cinco países más violentos del mundo, entre otras razones, por su elevada tasa de homicidios (79 por cada cien mil habitantes), además de los secuestros, robos y otras modalidades delictivas que afectan directamente la integridad física de las personas. Es tal la magnitud del problema que, desde el año 2003, el Gobierno se niega a publicar las estadísticas sobre esta situación; censura que contribuye, junto con las políticas públicas erradas, o la inexistencia real de las mismas, a que la violencia se siga incrementando año tras año”.

La preocupación por la inseguridad ha llevado a que la ACVM se pregunte “¿cómo se podrá presenciar, por ejemplo, uno de los más bellos atardeceres del país, como el del estado Lara, si la cifra de homicidios en esta entidad ha aumentado un 16% en el primer semestre del año 2013 con respecto al año anterior?”. En otras palabras, “si a los habitantes del país les cuesta hacer turismo interno, con mayor razón los extranjeros no consideran a Venezuela como un posible destino turístico vacacional, aun cuando sepan de sus maravillosas riquezas naturales”.

Un mensaje que también han transmitido a las puertas de FITUR. “Para nosotros se trata de un ‘Turismo de Desventura’, pues el Estado es incapaz de asegurar la vida de sus ciudadanos, menos aún de quienes nos visitan inocentemente para conocer las bellezas naturales que poseemos. Bellezas envenenadas por unas estadísticas de violencia dignas de una guerra fratricida, donde el turista se transforma en corresponsal de un conflicto acallado por la opresión hacia los medios locales”, asegura Santos en exclusiva para Informe21.

Image

El comunicado y la manifestación concluyen, contundentemente, afirmando que “no basta una naturaleza prodigiosa. No es suficiente con gente atenta y generosa. No es asunto de un eslogan publicitario y no es asunto de una feria internacional de turismo. Para que Venezuela sea un destino a considerar en el mundo, es necesario que el Gobierno cumpla con su función, que es garantizar la seguridad, proveer una infraestructura física idónea, ofrecer y/o permitir servicios de calidad en el ámbito aéreo, terrestre y sanitario, entre otros. Sólo de esa manera, junto a la rica geografía venezolana y el carácter amable de su gente, será posible hacer del país un destino turístico fiable”.

Image

Image

Por Informe21.com/ @JosePuglisi

Categoria: