Crisis política sin precedentes ahoga el comercio en frontera colombo venezolana

Según la dependiente, "el negocio se vino al suelo" en los últimos meses, luego de que Venezuela decidió "congelar" sus relaciones con Colombia el pasado julio en rechazo al acuerdo militar de Washington y Bogotá.

"Es que nuestros clientes habituales son los colombianos, porque aquí compran más barato y además les favorece el tipo de cambio", explicó Tiby.

Desde hace al menos dos semanas, la tensión en la zona fronteriza ha ido en aumento, primero por el asesinato de ocho colombianos, un peruano y un venezolano que habían sido secuestrados en la región, y que según Caracas pertenecían a grupos paramilitares colombianos.

Pocos días después dos miembros de la Guardia Nacional de Venezuela fueron asesinados cerca del paso fronterizo de Cúcuta (Colombia) y San Antonio (Venezuela). Chávez culpó de ello a grupos paramilitares, reforzó militarmente la zona fronteriza y redobló los controles para evitar el contrabando hacia Colombia. La tensión ha llegado a tal punto, que el domingo el mandatario pidió a los militares y civiles de su país a prepararse para una guerra con Colombia.

Las autoridades venezolanas realizan numerosos operativos para capturar a 'maleteros' y 'pimpineros', personas que transportan en sus hombros mercancías y bombonas de gasolina desde la zona venezolana hacia Colombia, a través del río que separa los dos países.

"La persona que lleva uno o dos productos es tratada como un delincuente, pero los grandes contrabandistas de alimentos, que consiguen un permiso de la aduana, o de funcionarios corruptos, esos pasan tranquilamente la frontera y en Colombia son recibidos con aplausos", dijo a la AFP José Rozo, director de la Cámara de Comercio de San Antonio.

Magdalena Pardo, presidenta de la Cámara de Comercio Colombo Venezolana, pidió que "se separe el comercio de la política". Esto en alusión a las frágiles relaciones entre ambos países, especialmente tras las "amenazas de guerra" que lanzó el domingo el presidente Hugo Chávez.

Explicó que el comercio binacional tuvo un buen comportamiento en el primer semestre de 2009. La situación se complicó fue a partir del segundo período por la crisis política, puesto que las restricciones venezolanas "afectaron notablemente" y crearon incertidumbre.

Precisó que entre enero y septiembre del presente año el comercio cayó en 14,5 por ciento. Se espera que para el segundo semestre la contracción sea de 20 por ciento, valorado en ventas de entre cuatro mil 500 y cuatro mil 800 millones de dólares.

Fuente: http://www.laverdadzulia.com/detnotic.php?CodNotic=23492

YU

Categoria: