Arpón penetra cabeza de brasileño y no lo mata