El cerebro procesa antes las consonantes que las vocales