Opositores y activistas de los derechos humanos en Cuba piden a Fariñas dejar la huelga

"La grandeza de tu gesto sigue concitando respeto y admiración en todas partes, y en todas las culturas, y ha dejado claro para todos que la representación oficial del Estado no coincide con la representación real de la nación. Cuba está más cerca de ti que del Gobierno", indica el texto, titulado "Llamado de la patria".

Agrega que "la impiedad del Gobierno es su recurso más valioso para preservar el poder", y subraya que el ayuno de Fariñas ya ha contribuido a "la sensibilidad global por los derechos humanos en Cuba".

El documento solicita a Fariñas que utilice su "liderazgo" y "capacidad simbólica" para encabezar en la isla la recogida de 10.000 firmas que pidan a la Asamblea Nacional la libertad de los presos políticos y la "inmediata" excarcelación de los opositores enfermos.

Según precisa, esa iniciativa fue sugerida por los integrantes de la campaña internacional "Yo acuso", impulsada hace un mes para condenar la muerte en Cuba en febrero pasado del disidente preso Orlando Zapata tras una huelga de hambre de 85 días. Fariñas, que empezó su ayuno tras el fallecimiento de Zapata, demanda al presidente cubano, general Raúl Castro, la excarcelación de 26 opositores enfermos.

El periodista y psicólogo, que en otras ocasiones ha desoído peticiones de instituciones religiosas, organizaciones y Gobiernos para que abandone el ayuno, dijo hoy a Efe que agradece el nuevo pedido, pero "dolorosamente" no lo puede aceptar porque continuará su huelga.

Fariñas subrayó que la iniciativa de las firmas es "inviable" desde el punto de vista legal, ya que, tras la experiencia del denominado "Proyecto Varela", cualquier "petición ciudadana debe ser entregada con acta notarial incluida" y habría que realizar ese procedimiento con cada una de las firmas.

El "Proyecto Varela" consiguió el respaldo de 25.000 firmas de cubanos apoyando una convocatoria de referéndum para una transición democrática en la isla, y fue presentado ante el Parlamento en 2002, sin resultados.

Fariñas insistió en que la Asamblea Nacional de Cuba está "manipulada" por el Gobierno y podría "rechazar" la solicitud, y apuntó que desde el punto de vista político "este no es el momento de terminar la huelga porque la presión internacional disminuiría". EFE

Categoria: