Mariam Valero, desnuda por los derechos humanos