La Ley Resorte promueve la contraloría social para evitar la violencia en los medios