La demanda de petróleo seguirá en aumento en 2011, pero menos que en 2010