5 cosas ilegales que sólo pasan en el fútbol mexicano

A continuación explicamos cinco situaciones ilegales que sólo pasan en el fútbol mexicano:

1 - Hay esclavitud

Sí, la palabra es fuerte, pero no se le puede llamar de otra manera a la coacción de trabajar para un determinado patrón, o la prohibición de contratarse con otro.

En el fútbol mexicano hay un acuerdo no escrito llamado 'Pacto de Caballeros', con el que se prohíbe al futbolista contratarse libremente con otro equipo cuando finaliza su contrato. Los dueños de los equipos se pusieron de acuerdo para 'vetar' al elemento que pretenda abandonar el club sin que se le indemnice. Aunque no haya un acuerdo vigente, el club interesado, debe pagar al club de origen una suma para hacerse de los servicios del futbolista.

Esto contraviene de manera flagrante el articulo 18.3 de la FIFA del "Reglamento sobre el Estatuto y la Transferencia de Jugadores", que dice:

"Un jugador profesional tendrá la libertad de firmar un contrato con otro club si su contrato con el club actual ha vencido o vencerá dentro de un plazo de seis meses. Cualquier violación de esta disposición estará sujeta a las sanciones pertinentes".

La diputada Claudia Delgadillo González, suscribió que estas prácticas son una forma de 'esclavitud moderna' y pasan por encima de las garantías esenciales de cualquier trabajador en México.

“Desde hace más de 10 años, casi 20 años, podríamos hablar de más, se ha presentado una violación clara a las leyes, por parte de los clubes del fútbol mexicano, ya que éstos implementan una regla no escrita llamada ‘el pacto de caballeros’; esto es únicamente con la finalidad de estar protegiendo su inversión y es de carácter meramente económico”, dijo a SinEmbargo la legisladora, que propuso al Congreso modificar la Ley Federal del Trabajo, para proteger los derechos laborales de los deportistas, en especial de los futbolistas.

Hay que mencionar que entre los dueños de los equipos están varios de los empresarios más 'respetables' del país como Emilio Azcárraga, dueño de Televisa y Carlos Slim, el hombre más rico del mundo. Son grandes empleadores y es poco probable que repitan las mismas tácticas laborales en otros de sus negocios.

Los reconocidos, Gerardo Torrado, Aarón Galindo, Antonio De Nigirs (QEPD) y Gonzalo Pineda, fueron en su momento víctimas de este pacto.

Decio de María, presidente de la Liga MX (foto), ha justificado la existencia del 'Pacto de Caballeros': “Por algo debe existir (el pacto de caballeros), en beneficio del fútbol. Si no existiera, tendríamos beneficios, pero también costos”.

2 - Un Draft 'a la mexicana'

Esta mala copia del espectacular evento de reclutamiento colegial que realiza la NFL, ha terminado por ser rebautizado como el 'mercado de piernas'.

Cada final de torneo los directivos se reúnen un par de días en la Federación Mexicana o en algún hotel de Cancún, para la compra-venta de jugadores. Como si se tratara de objetos, los clubes integran y desechan futbolistas sin remordimientos. Las crónicas narran escenas lamentables de deportistas a las afueras de los lujosos 'resorts', suplicando por un empleo a minutos del cierre de registros. Afuera sí, porque no se les permite la entrada a las negociaciones.

Este 'tianguis' tiene como únicos beneficiarios a promotores y directivos, que hacen transferencias con fines meramente lucrativos, pues en cada operación, se reparten jugosas comisiones. En el último evento de diciembre, que duró 12 horas y en el que se registraron 52 movimientos, se reportaron transacciones por 403 millones 125 mil pesos (27.5 millones de dólares, aprox.)

3 - Dueños con más de un equipo

La final del Torneo Clausura 2014 la disputaron Pachuca y León. En un asiento estaba el propietario del Pachuca, Jesús Martínez, y en el otro estaba el presidente del León, Jesús Martínez Jr. Así es, todo se dirimió entre padre e hijo, pues son de la misma empresa.

A pesar de que está prohibida por la FIFA, en el fútbol mexicano la multipropiedad de equipos persiste. Actualmente Grupo Pachuca tiene dos equipos en Primera División. TV Azteca es propietario actualmente de Atlas y Monarcas. Hasta hace unos años, Televisa era el campeón en este rubro pues llegó a poseer, tres clubes (América, Necaxa y San Luis), al mismo tiempo en el máximo circuito, actualmente sólo tiene al América.

Sobra decir que este fenómeno lacera los principios básicos de competitividad y equidad. Además de que levanta las suspicacias sobre posibles arreglos de partidos, un mal que afecta hasta a ligas de primer mundo como la española, donde ni siquiera hay multipropiedad.

4 - Lavado de dinero y la sombra del narcotráfico

No han sido pocos los encuentros cercanos del fútbol azteca con el mundo del crimen organizado. La opacidad con la que se maneja la Federación Mexicana de Fútbol, ha terminado con propietarios de equipos acusados y algunos sentenciados por diversas actividades ilícitas.

El penúltimo dueño del equipo Querétaro, Amado Yáñez, fue acusado de un fraude multimillonario a la paraestatal Pemex. Entre los bienes que le fueron incautados estaba el club de fútbol, que por recovecos en el reglamento, permaneció en la misma ciudad, con los mismos colores, bajo el amparo de nuevos propietarios.

En 2014 cayó en manos de la justicia mexicana Tirso Martínez, alias "El Futbolista", capo de la droga vinculado con el Cártel de Juárez, a quien se le acusó de lavar dinero proveniente del narcotráfico con equipos de fútbol como Querétaro, Irapuato y Celaya.

Este fue el último de varios casos documentados por la prensa internacional. El narcotráfico que ha infiltrado hasta los niveles más altos de la política y el gobierno mexicano, no podía sustraerse del fútbol, una de las empresas más solventes del país.

"En Colombia, sabemos que hay narcos mexicanos que están lavando dinero por intermedio de los clubes. Compran jugadores con transacciones poco claras a través de cuentas en Bahamas y otros paraísos fiscales, y por ahí blanquean el dinero. Si el futbolista les costó en realidad dos millones de dólares, ellos afirman que pagaron 20 y con eso lavan US$ 18 millones fácilmente", afirmó en una entrevista con el diario El Universal Fernando Rodríguez Mondragón, hijo de Gilberto Rodríguez Orejuela y sobrino de Miguel Rodríguez Orejuela, ex líderes del cártel de Cali.

5 - Contratos fantasma

Aunque se trata de un negocio redondo, en el que los millones danzan de un lado a otro, a nadie le gusta pagar impuestos, ni siquiera tratándose de instituciones respaldadas por emporios como Televisa, Cemex, FEMSA, Cementos Cruz Azul, Grupo Salinas, Caliente, América Móvil y Grupo Pachuca.

Para esto se idearon los dobles contratos, en los que se firma a un jugador con un salario inferior al que realmente percibe. Esto favorece la evasión fiscal y deja a los jugadores desprotegidos ante cualquier controversia contractual.

“Hay dobles y hasta triples contratos. Uno con el jugador, otro ante la Federación y otro más para el fisco”, dijo en entrevista para Forbes, Rogelio Roa, director general de la consultora Dreamatch Solutions.

Aunque el futbolista goza en su momento de altas ganancias, todo puede salir mal, como el caso del seleccionado mexicano, Alan Pulido, quien mantiene con Tigres una amarga disputa por un doble contrato. El enfrentamiento con el club le ha mantenido seis meses inactivo luego de la Copa del Mundo Brasil 2014.

"Tampoco es que los jugadores, o los que conocen al respecto y lo aceptan, sean tan inocentes o víctimas como podrían parecer. Todos los involucrados, en algún momento, tienen su parte de culpa dentro de un juego en el que la doble moral que se utiliza salpica a directivos, futbolistas y hasta a los representantes de éstos", escribió Gerardo Vázquez de León sobre el tema en Récord.

Ni que decir del nexo de varios equipos como gobiernos locales, que destinan fondos públicos al fútbol, en lugar de a programas de primera necesidad o combate a la pobreza. Querétaro, Veracruz y Chiapas, son algunas entidades bajo la lupa en este círculo vicioso de corrupción.

“El apoyo del gobierno obedece más a intereses políticos que a intereses sociales... o peor todavía, a caprichos políticos”, declaró Miguel Ángel Lara, presidente del Instituto de Altos Estudios sobre Deporte, Cultura y Sociedad (Indecus) a El Economista.

“Un equipo de fútbol en este país con dinero público no funciona por la opacidad”, remató.

Fuente: Huffingtonpost

DJ

Categoria: