¿Se le puede confiar el corazón a un cirujano que ha dormido poco? Tres horas bastan