Gorbachov llama a poner freno a la nueva carrera armamentística mundial

Con el lema "Derribar los nuevos muros y construir puentes para garantizar un mundo de los derechos humanos y un muro sin violencia", el congreso reunió a galardonados como los ex presidentes polaco y sudafricano Lech Walesa y Frederick Willem De Klerk y el "banquero de los pobres", el bangladeshí Mohamed Yunus.

Gorbachov señaló que hay "esperanzas" de que los esfuerzos por la no proliferación nuclear avancen gracias a que Washington y Moscú han reanudado sus negociaciones sobre desarme desde que el presidente estadounidense, Barack Obama, llegó a la Casa Blanca.

"Hay que desmilitarizar el mundo. Las armas no nos pueden salvar", sostuvo.

El ex presidente soviético lamentó que haya países que conciban las armas nucleares como "medidas de seguridad preventiva" y cifró el gasto mundial de defensa en 1,5 billones de dólares, de los que un tercio corresponde a los presupuestos estadounidenses.

De Klerk expuso, por su parte, el caso de Sudáfrica, que en los años noventa llevó a cabo su propio programa de eliminación de armas nucleares.

"Hemos aprendido que la seguridad a largo plazo no reside en la posesión de armas nucleares", apuntó.

De Klerk tildó además de "inaceptable" que unas pocas potencias "controlen el monopolio" de la tecnología nuclear y abogó por un "desmantelamiento transparente" de todos los arsenales actuales.

"Si Sudáfrica lo ha conseguido no hay motivo para que otros no puedan hacer lo mismo", agregó. EFE

Categoria: