Militares en Egipto dan ultimátum a los manifestantes en la plaza Tahrir

"Nos queda media hora, estamos rodeados por la policía militar", dijo a Reuters el manifestante Yahya Saqr, añadiendo que un alto funcionario "nos ha dicho que tenemos una hora para abandonar la plaza o enfrentarnos a una detención".

Los líderes de la protesta dicen que los egipcios se manifestarán de nuevo si sus demandas de un cambio radical no se cumplen. Tienen prevista una enorme "marcha de la victoria" para el viernes a fin de celebrar la revolución y quizá recordar a los militares el poder popular.

Los generales de Egipto están imponiendo su mando en el país tras el derrocamiento de Mubarak.

Tras suspender la Constitución y disolver el Parlamento el domingo - medidas acogidas por los que veían ambas entidades como instrumentos en manos de los Mubarak -, el consejo estaba planeando emitir órdenes destinadas a sofocar más desórdenes y devolver al país a la vida normal, dijo una fuente militar.

Los dirigentes militares interinos decretaron un puente festivo el lunes tras la interrupción del sector bancario, aprovechando que el martes es la fiesta nacional que conmemora el nacimiento del profeta Mahoma.

Los militares dijeron que se celebrarán elecciones libres y justas bajo una Constitución revisada, pero no han dado fechas más allá de asegurar que estarán al mando "por un periodo temporal de seis meses o hasta el final de elecciones a las cámaras baja y alta, y de las elecciones presidenciales".

Tampoco han ofrecido detalles sobre qué civiles u otros políticos estarían en la reforma de las leyes básicas durante la transición. El gabinete nombrado por Mubarak el mes pasado seguirá gobernando, pero se reportará a los jefes militares.

PROTESTA LABORAL

Los 18 días de revuelta contra el régimen de 30 años de Mubarak ha desencadenado una serie de protestas de trabajadores e incluso de la policía.

Cientos de empleados protestaron el lunes en el exterior de una sucursal del Banco de Alejandría en el centro de El Cairo, y pidieron la dimisión de sus jefes gritando "Váyanse", en una imitación del eslogan anti-Mubarak.

Protestas y paros se han producido en instituciones públicas en todo Egipto, incluida la bolsa de valores, empresas metalúrgicas y textiles, organizaciones de medios de comunicación, el servicio postal, ferrocarriles, y en los ministerios de Cultura y de Salud.

Los trabajadores aludieron a una serie de reivindicaciones. Lo que los une es una nueva sensación de ser capaces de hablar claro en la era post-Mubarak.

"Al final hemos tenido el valor de salir y hablar claro", dijo Hala Fawzi, una mujer de 34 años que protestaba el domingo en el exterior de las oficinas de una compañía de seguros donde trabaja. "Queremos igualdad", sostuvo.

Sin embargo, las fuerzas armadas está dispuestas a devolver a Egipto a la vida normal y restablecer una economía seriamente dañada con la revuelta, empezando por el regreso de los turistas y la inversión extranjera.

Es consciente de la inestabilidad que aún se vive Túnez, donde el mes pasado una revuelta terminó con otro gobernante autócrata e inspiró a los egipcios a salir a las calles.

La fuente militar dijo que las autoridades esperaban emitir pronto una orden por la que se prohibirían las reuniones de los sindicatos o asociaciones profesionales, y por supuesto las huelgas, y pediría a todos los egipcios que regresen al trabajo.

También habrá una advertencia contra los que creen "caos y el desorden", dijo la fuente, añadiendo que de todas formas las fuerzas armadas reconocerían el derecho a protestar.

Después de tres semanas de interrupción de la economía, millones de egipcios están deseando volver al trabajo.

Los manifestantes han exigido la inmediata liberación de presos políticos, el levantamiento de un estado de emergencia utilizado por Mubarak para reprimir a la oposición, el cierre de tribunales militares, elecciones justas y un rápido traspaso del poder a los civiles.

Fuente: Yahoo

EA

Categoria: