La cueva de los cristales gigantes, la mina de Naica, es un prodigio del tiempo