El encierro de los "miuras" en las fiestas de España ha sido rápido, limpio y multitudinario