¿Por qué perdemos la motivación tan rápido cuando no bajamos de peso?

La mayoría de la gente llega al gimnasio y se pone a dieta por vanidad. Se les olvida que la salud es lo primero y lo que más deberían cuidar ya que sin salud no hay vida.

Darío y Pamela decidieron ir a pasar una semana a un costoso y famoso club donde se alimentarían sanamente, con raciones limitadas y harían mucho ejercicio. Sería una buena manera de iniciar el año bajando de peso. Este tema los ha torturado varios años y con este plan tenían la esperanza de que finalmente cambiarían sus viejos hábitos.

Ambos se sintieron muy entusiasmados desde el momento que llegaron. El lugar era un hermoso oasis verde rodeado de imponentes montañas, muy tranquilo y con bellos jardines donde se podían relajar, meditar y renovarse.

Al día siguiente, se levantaron a las 5:00 am para iniciar la semana con una larga y vigorosa caminata disfrutando del aire fresco. Al concluir el recorrido, les ofrecieron un ligero y muy pequeño desayuno.

Por las siguientes tres horas tomaron clases de ejercicio intenso aeróbico y para el fortalecimiento de los músculos y la estimulación del ritmo cardiaco.

Cansados pero contentos, comieron un liviano almuerzo y se dispusieron a no perderse ninguna de las oportunidades que el club les brindaba. Así que las siguientes 4 horas hicieron yoga, baile africano, clases para mejorar la flexibilidad y más ejercicios aeróbicos.

La cena fue a una hora temprana, cuidando siempre la salud y la buena digestión. Se sentían agotados, pero emocionados por el esfuerzo y con la gran esperanza de que al finalizar la semana perderían las libras indeseadas. Así pasaron los siguientes días que estuvieron allí.

La energía y la motivación por bajar de peso los mantenía contentos. Al concluir la semana ambos se sentían más entusiasmados que nunca. Estaban seguros que habían perdido bastante peso. Se pesarían al regresar a la casa y continuarían comiendo sanamente y haciendo ejercicio varias veces por semana. También tenían planeado hacer largas caminatas los fines de semana recordando estos días inolvidables.

Quizá si hubieran continuado con este plan y se hubieran hecho un examen médico hubieran descubierto que estaban consiguiendo importantes cambios imperceptibles a la vista: el colesterol se hubiera nivelado, el corazón fortalecido, el porcentaje de grasa en el cuerpo hubiera disminuido y la fuerza física, aumentado.

Pero algo sucedió que hizo que nada de esto ocurriera.

Cuando Pamela y Darío regresaron al hogar corrieron a subirse a la balanza. Para su gran desilusión, Pamela no había bajado absolutamente nada y Darío incluso aumentó una libra. Ninguno de los dos lo podía creer, ¡se sentían desilusionados! ¡Tanto esfuerzo para tan poco resultado!

Al día siguiente se dirigieron al restaurante favorito y comieron como si no lo hubieran hecho en toda la semana. Regresaron rápidamente a los viejos hábitos y los planes de hacer caminatas y ejercicio quedaron en el olvido. Buscar resultados inmediatos lleva a perder la motivación rápidamente.

Sentirse bien para verse mejor

Ingredientes:

2 tazas de Balance

3 cucharadas de Moderación

1 taza de Paciencia

3 rebanadas de Disciplina

1 manojo de Fuerza de voluntad

2 cucharaditas de Persistencia

1 pizca de Resistencia

Condimentos

Creatividad, flexibilidad, positivismo

La belleza es la combinación y el balance de todos estos ingredientes, recordándonos que hay que cocinarlos a fuego lento y por toda la vida.

Modo de preparación:

1. La salud es necesaria para vivir plenamente, la belleza solo la complementa. Para disfrutar de todo aquello que nos ofrece la cocina de la vida es vital estar sano. La belleza es un lindo complemento mas no es obligatoria para poder vivir.

2. Los resultados duraderos implican tiempo, constancia y esfuerzo. Toda receta tiene un tiempo de preparación y apresurarlo dará como resultado un mal sabor y presentación. La paciencia y la disciplina aseguran el éxito esperado.

3. Un estilo de vida sano y una actitud positiva ayudan al cocinero a sentirse mejor, tener una vida más larga y ser más feliz. Cuando se logra tener un balance en la cocina se vive con satisfacción y se controlan mejor las crisis ocasionadas por cambios repentinos e inesperados.

"Cuando la belleza se convierte en el objetivo principal de la vida se torna en una cruel tirana que aprisiona y castiga sin piedad; cuando se vive una vida sana se vive en paz y se es más feliz"

Fuente:
Impre.com

Categoria: