Alrededor de 20 motos por día vende cada concesionario en Caracas

Comprar una moto en Venezuela es sencillo y no implica la inversión de sumas inverosímiles, como sucede en el caso de los automóviles. En noviembre, los concesionarios de una conocida marca ofrecían los modelos en existencia desde 9.500 y hasta 20.000 bolívares.

Quizá el tema del valor monetario explica que cada concesionario en Caracas haya vendido este año unas 20 motos en promedio, diariamente, y que en todo el país estén circulando alrededor de un millón de estos vehículos, según estimaciones del Frente Motorizado Franco Arquímedes. Sólo en la capital venezolana, tales estimaciones apuntan hacia las 20.000 unidades.

"Vendemos para todo tipo de clientes", puntualiza el gerente de un concesionario ubicado en La Yaguara, "viene gente de todos los estratos sociales a comprar. ¿Motivaciones? Yo diría que las principales son evadir las colas y usar la moto como herramienta de trabajo. El otro tema es que las motos se devalúan rápido, entonces, mucha gente busca la forma de sustituirlas por un modelo del año; eso, y lo del precio, además de que el mantenimiento es bastante económico, pues sí, facilita el consumo".

Un informe elaborado por el Centro de Investigación Vial (Cesvial) y la Asociación Venezolana para la Prevención de Accidentes y Enfermedades (Avepae) indica que el 2012 finalizaría con unas 525.000 motos vendidas en el territorio nacional. "Y creo que nos quedamos cortos", acota el administrador de la página Cesvial en Facebook, Guillermo Correa.

Otro concesionario, en Bello Monte, refirió que sus proyecciones indicaban un incremento en las ventas de más o menos 25% con respecto al año pasado.

Relación costo riesgo

El coordinador nacional del Frente Motorizado Franco Arquímedes, Alexis Tovar, atribuye el carácter asequible de estos vehículos a los convenios China-Venezuela, dice que éstos "han facilitado el comercio de motos a bajos precios. La gente aprovecha eso para comprarse una que resuelva el problema del tráfico, para trabajar, para trasladarse más rápido, para evadir las colas. Eso ha traído como consecuencia una anarquía que nos arropa a todos".

Francisco Graterol, de 32 años, vive en el 23 de Enero y trabaja en la zona industrial de La Yaguara. Cuando salía de un concesionario manejando su moto recién comprada, testificó que le costó 9.900 bolívares, que la pagó con parte de sus utilidades y que la necesita para llegar a tiempo a su trabajo: "Es para transporte personal; me tengo que levantar todos los días como si viviera en Charallave (ciudad ubicada a unos 30 kilómetros de Caracas). En carro de verdad no se puede".

No obstante la alternativa al enrevesado tráfico y los precios, el vertiginoso incremento de motos en las calles ha traído consigo otra complicación. Un recorrido por los principales hospitales de Caracas reveló que el promedio de personas ingresadas por accidente en moto, entre lunes y jueves, oscila entre 10 y 20 diarios, en cada centro; los viernes y sábado el número tiende a duplicarse.

El doctor Francisco Rondón, médico traumatólogo del hospital Pérez Carreño, asegura que recuerda días en los que han llegado más de 30 pacientes a emergencias por esta causa. "De éstos, al menos 10 se ingresan por fractura. Te estoy hablando de un día común, multiplica eso por dos el fin de semana, aunque, a veces, el desastre comienza el jueves. El viernes y el sábado son los días más fuertes, y si es puente o quincena, aumenta aún más. Los domingos son días muy variables, pueden ser más tranquilos, pero si hay lluvia, los ingresos igual se incrementan".

El sistema de datos del Domingo Luciani, en El Llanito, registraba 983 ingresos de este tipo, entre el 1º de enero y el 20 de noviembre de 2012. Estas cifras no incluyen niños. El hospital Vargas refiere no menos de 20 casos diarios, igual que el Pérez de León II, aunque no todos ameritan hospitalización.

"Yo tuve un accidente en moto, pero nada grave. Tengo amigos que se han dado golpes más fuertes.

No me da temor, todo depende de la precaución que uno tenga. Estar pendiente de los carros y los cruces. Generalmente esos accidentes ocurren cuando los motorizados andan vueltos locos y tomados (bajo efectos del alcohol) por ahí", opinó Reiber Rivas, de 22 años, mientras esperaba turno para que le entregaran su moto nueva, destinada a prestar servicio de taxi. AVN

Categoria: