Un magnate ruso desea comprar el diario francés Le Monde