Cómo liberarte de las falsas amistades

Si conoces a alguien que cumpla con estas características, es tiempo de parar esto y de decirle adiós a la hipocresía y a los malos amigos. Algunos se sorprenderán de tus decisiones de cambio, pero es recomendable evaluar con quién andamos para progresar en la vida. No tengas miedo y busca gente que te quiera por quién eres y no por lo que tienes materialmente. Rodéate de personas positivas, que se alegren de corazón por las cosas buenas que te sucedan.

Aquí te decimos algunos puntos a tomar en cuenta, cuando decidas que es tiempo de decirles adiós a esas falsas amistades:

• Aquel amigo o amiga que esté a tu lado no debe quererte solo por lo que haces o tienes, las mejores amistades son aquellas sin una agenda oculta o un interés secundario por debajo de la mesa.
• Dale espacio a tus pensamientos y piensa quién ha estado a tu lado en los buenos momentos. Luego haz lo mismo y piensa quién se ha quedado a tu lado en una mala racha y cuántas de esas amistades, que estuvieron cuando estabas en las buenas, desaparecieron o no te pudieron ayudar por alguna u otra razón.
• Pon las cosas en una balanza y piensa quién está en tu vida desinteresadamente y quién comparte contigo y te hace feliz. Piensa quién de tus amigos solo te busca cuando necesita algo y cuando está muy bien, se aleja. Analiza cuántas de estas amistades te ayudarían si tuvieras algún problema o pondrían de su parte para hacerte sentir mejor.
• Muchas veces quien te da demasiados elogios podría estar adulándote y queriendo decir lo contrario. A veces quien más te elogia es quien más te critica cuando no estás presente. Ten cuidado con la hipocresía y mantente a un lado
• Reserva tu vida personal y los detalles más íntimos para tus amigos más cercanos.

Ahora hagamos un ejercicio:

Piensa, si tuvieras que escoger a solo cinco personas, ¿quién estaría en ese grupo de amigos? ¿A quiénes podrías confiarles todo? Esto incluye hasta lo más íntimo de tu corazón. ¿En quién podrías confiar tu vida?
Escoge cinco personas, una por cada dedo de tu mano, y piensa si la información que tuvieras fuera de vida o muerte, en quién podrías confiar y en quién no.

Este ejercicio te ayudará a ser mucho más selectiva y te alentará a identificar aquellas amistades en las que puedes confiar, así como a quién le cuentas tus secretos de ahora en adelante.

Fuente: SiempreMujer

PS

Categoria: