Los males de la Hermandad Musulmana

Raymond Ibrahim's picture

La organización egipcia largo tiempo prohibida Hermandad Musulmana -- matriz de todos los movimientos islamistas posteriores prácticamente, al-Qaeda incluida — acaba de hacerse con la presidencia del país a través de su candidato, Mohammed Morsi. Esa apatía que reina en la comunidad internacional, donde tales noticias eran consideradas en tiempos devastadoras, se debe a los fructíferos esfuerzos de los apologistas musulmanes subversivos de Occidente que retratan de "islamistas moderados" a la Hermandad -- olvidando que tal formulación es oximorónica, puesto que de ser "islamista", ser partidario de la draconiana ley islámica, es por definición inmoderado. Funcionarios de la administración Obama lo llevaban naturalmente más allá, retratando de "mayoritariamente secular" y de "plural" a la Hermandad.

En el mundo real, las pruebas de que la Hermandad es simplemente otro grupo islamista dedicado a lograr la dominación mundial a través de cualquier medio posible son aplastantes. He aquí simplemente tres ejemplos que salieron a la luz recientemente, obviados todos por los medios occidentales convencionales, y sacando todos a la luz a la Hermandad como formación hostil a "los infieles" (los no musulmanes) en general, a los cristianos de su entorno (los coptos) en particular, e instando a los musulmanes a mentir y engañar en elecciones para imponer la ley islámica:

Anti-Infieles: En una importante conferencia de apoyo a Mohammed Morsi — en pie en una palestra con una enorme fotografía de Morsi sonriendo detrás y con una importante representación de la Hermandad que incluía al candidato islamista Jairat el-Shater — un jeque se despachaba con la cita del Corán 9:12, la favorita de todos los jihadistas, contra los egipcios que no votasen a Morsi — la otra mitad de Egipto, seculares y coptos votaron a Shafiq — "opositores a la ley islámica de Alá" y "líderes infieles" a los que los verdaderos musulmanes tienen que "combatir" y someter.

La grabación de este jeque ha sido emitida en el popular programa de debate de Hala Sarhan, que pasaba a exclamar: "¡Esto es increíble! ¡¿Qué relación tiene esto con la campaña de Morsi?!" Un invitado de su programa elaboraba correctamente: "Hay que destacar que el jeque utiliza la palabra 'combatir' — combatir a los líderes infieles, Corán 9:12; esta incitación flagrante a cometer actos de violencia contra cualquiera que discrepe… ¿cómo puede decir esas cosas un jeque radical, hasta con líderes de la Hermandad como Jairat el-Shater sentados al lado?" La Hermandad tampoco denunció ni se distanció de los llamamientos del jeque a la guerra santa.

Anti-cristianos: Es justamente a causa de estos estallidos puntuales de retórica contra los infieles que no es trasnochado creer que el propio Morsi, como él mismo sostiene, presumió de que lograría "la conquista islámica de Egipto por segunda vez, y convertiría a todos los musulmanes al islam o les obligaría a pagar la jizya".

Hablando de cristianos, en concreto de la minoría copta egipcia, en un artículo titulado "La Hermandad Musulmana se pregunta el motivo de que los cristianos la teman", el escritor secular Jalid Montasser muestra exactamente la razón examinando los propios documentos y edictos religiosos de la Hermandad. Según Montasser, en el número 56 de la publicación oficial de la Hermandad "La vocación (da'wa)" publicado en diciembre de 1980, la relevante figura de la organización Mohammed Abdaláh al-Jatib decretaba varias medidas contra los cristianos, incluyendo la destrucción de iglesias y los obstáculos al entierro de "infieles" cristianos impuros en las inmediaciones de tumbas musulmanas. De nuevo, esta opinión nunca fue combatida por la Hermandad. Como concluye Montasser: "Después de tales edictos, Morsi y sus colegas de la Hermandad se preguntan -- '¿por qué nos tienen miedo los coptos?'"

Mentir, robar y engañar para alcanzar la victoria: En un artículo reciente titulado "Las intenciones ocultas del grupo islamista" en la revista Watani, el autor Youssef Sidhom denuncia un documento "que contiene los logotipos tanto de la Hermandad Musulmana como de su brazo político, el Partido Justicia y Libertad". Firmado por el asistente del Guía Supremo Jairat el-Shater y dirigido "a todas las ramas y representaciones en la Hermandad", la nota insta a los musulmanes a mentir, bloquear votaciones y "recurrir a cualquier método que pueda cambiar el sentido del voto" para garantizar la victoria de Morsi, cosa que naturalmente sucedió -- en medio de acusaciones de fraude electoral. El-Shater cerraba su nota diciendo: "Hay que entender, hermanos, que nuestro interés se encuentra allí donde está la ley islámica de Alá, y que sólo puede alcanzarse preservando el islam y al grupo de la Hermandad Musulmana".

En resumen, la Hermandad Musulmana no ha cambiado; solamente la opinión occidental de la Hermandad ha cambiado. Como desde su fundación en 1928, el grupo se dedica a propagar la ley islámica -- ley que predica el odio a los "infieles" no musulmanes, el cristianismo como némesis histórica del islam en especial, y permite cualquier cosa, desde mentir a engañar, para garantizar que el islam se impone. Ahora que la Hermandad se ha hecho finalmente con el poder, el mundo puede disponerse a ver esas facetas a gran escala.

Fuente: http://www.diariodeamerica.com/front_nota_detalle.php?id_noticia=7378