ABC: La extrema debilidad de Chávez le impide realizar el viaje de vuelta a Caracas

Al menos en una ocasión, el pasado día 17 de enero, un avión especial estuvo dispuesto en Cuba para llevar a Chávez a Caracas. El plan era mantenerle todo el tiempo en una camilla, desde el Cimeq de La Habana hasta el Hospital Militar de la capital venezolana, donde varias plantas se habían reservado para las necesidades del presidente. Al final, el viaje se abortó por la precariedad física del paciente.

A pesar de que ha superado la grave infección pulmonar contraída en el postoperatorio de la intervención quirúrgica que le practicaron el 11 de diciembre, Chávez sigue con insuficiencia respiratoria. En las últimas semanas ha alternado jornadas en las que sus funciones respiratorias eran asistidas mediante ventilador, con jornadas en las que los médicos dejaban que el paciente respirara por sí solo; con el fin de evitar el riesgo de nuevas infecciones —que en ocasiones se producen por la ventilación artificial— y de intentar fortalecer los músculos que intervienen en esa función.

La debilidad de Chávez tiene que ver con una operación muy invasiva que supuso la extracción quirúrgica de varios órganos ubicados en la pelvis, como parte del intestino. Un fuerte malestar en el abdomen, combinado con la metástasis en huesos que sufre, está produciendo considerables dolores al presidente, según aseguran las fuentes con que cuenta esta diario.
Como ya informó ABC hace dos semanas, cuando anunció que Chávez había tenido el 5 de enero un paro cardiaco que le llevó a un breve estado de coma, los médicos cubanos que le atienden se encuentran sometidos a una enorme presión para conseguir que el paciente sea capaz de resistir físicamente un traslado a Caracas.

Se contempla la posibilidad de que el presidente juramente en el propio Hospital Militar, ante el reducido grupo de miembros del Tribunal Supremo, y pueda designar vicepresidente a Nicolás Maduro. Así sería Maduro, y no el presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello, quien encabece el Estado hasta unas rápidas elecciones, por renuncia o incapacidad.

Aunque se ha producido una ligera mejoría del presidente, dentro de su gravedad, el Gobierno venezolano estaría volcado en insinuar una mayor recuperación que la real. «Sucede cada vez que tienen que presentar una firma importante de Chávez», afirmó un analista de inteligencia con acceso a los informes remitidos a este diario.

Real o fingida
El 25 de diciembre, Maduro dijo que Chávez «estaba caminando, haciendo unos ejercicios que forman parte de su tratamiento diario» y con fecha de 26 de diciembre se registró la firma del nombramiento de Elías Jaua como canciller. «Ahora hacen decir al presidente de Bolivia, Evo Morales, que Chávez está viendo al fisioterapeuta, y acto seguido presentan una carta con su firma ante la Celac».

La elección de esa Cumbre de Estados Latinoamericanos y Caribeños para presentar una carta que difícilmente dictó Chávez habría tenido como finalidad, de acuerdo con esta versión, alcanzar un mayor impacto internacional para tranquilizar a los mercados, que cada vez desconfían más de la cuestionada legitimidad del Gobierno. Un presidente con capacidad de firma, real o fingida, es necesario para ratificar el conjunto de medidas de restricción presupuestaria que al Gobierno le urge aprobar.

Fuente: EMILI J. BLASCO/ http://www.abc.es/internacional/20130130/abci-extrema-debilidad-chavez-i...

DJ

Categoria: